ConsejosWikisound

¿Rodar altavoces nuevos?

Unos altavoces nuevos suenan mejor si se ruedan antes durante un tiempo

Cuando compramos unos altavoces nuevos lo primero que queremos es probarlos, eso es evidente, pero en un porcentaje muy alto de casos, esos primeros momentos de los altavoces no brillarán como debieran, hay que rodarlos. Durante las primeras horas de uso, un altavoz puede no conseguir alcanzar las especificaciones que marca el fabricante o no llegar a la calidad que nos imaginábamos. Y si además hemos probado previamente en una tienda el mismo modelo ya rodado, podremos notar diferencias notables.

Esto sucede, sobre todo si no estás familiarizado con este asunto y si no te lo advierte nadie. Muchas devoluciones de compras de altavoces por Internet se dan porque el usuario piensa que no suena como debiera o esperaba «otra cosa». Sobre todo esto se da en modelos de gama media-alta, tanto pasivos como activos.

Por este motivo es aconsejable realizar un rodaje de los altavoces cuando los estrenamos con el fin de que todos sus elementos empiecen a trabajar correctamente y alcancen las prestaciones que el fabricante especifica.

Índice

¿Porqué debemos rodar los altavoces?

Es conveniente rodar altavoces nuevos, ya sean activos (autoamplificados) o pasivos, porque disponen de partes móviles que son las que hace que te llegue el sonido. El cono del transductor, que es el que impulsa la onda, va montado sobre membranas de diversos materiales. Es cierto que hoy en día esos materiales empleados reducen los tiempos de rodaje pero siempre notaremos mejoría en los altavoces si nos tomamos un tiempo con ellos.

Las partes móviles necesitan coger elasticidad para bombear el aire de forma precisa según las especificaciones del fabricante. No sólo son los drivers en si con sus componentes los que necesitan tiempo, sino también, por ejemplo, los radiadores pasivos para graves en caso de tenerlos.

¿Cuánto tiempo de rodaje necesitan unos altavoces?

Pues no hay ninguna fórmula. Veremos que hay fabricantes que comentan que sus altavoces necesitan entre 24 y 100 horas de uso para conseguir que suenen como deberían y otros fabricantes comentan que no necesitan rodaje. Así que lo mejor suele ser ir usándolos sin estresarnos en hacerle el rodaje de una sola vez, es mejor ir usándoles como lo haríamos habitualmente en la zona de escucha dónde los tengamos.

¿Cómo hay que rodar los altavoces?

Para rodarlos, lo mejor es hacerlo al volumen que los vayamos a usar en la zona de escucha o incluso, un poquito más alto de lo normal. Si los ponemos muy bajito, los componentes tardarán algo más en coger esa elasticidad y si los ponemos muy fuerte corremos el riesgo de descompensarlos. Por ello, simplemente los usaremos y ya está. Con el tiempo iremos viendo que esos altavoces van expresando más detalles, algunos tendrán un sonido más cálido y otros más brillante en función de los perfiles del fabricante y de los componentes de audio que usemos.

Una opción muy buena es rodarlos con música que conozcamos bien ya que así sabremos cuando empieza esa magia a aparecer. Lo ideal es poner música que llene todos los rangos de frecuencia para que el altavoz trabaje en todas esas frecuencias liberándose de sus durezas.

Lo más habitual es que en 24 horas de uso, el altavoz empiece a expresar todas sus prestaciones. Por eso, si compras un altavoz y no te gusta el sonido, lo mejor es utilizarlo durante unos días para ver si ese sonido cambia. Como decíamos antes, muchas de las devoluciones que hay en altavoces es por desconocimiento de este factor de rodaje y de otros como las impedancias, cableados, etc…

El efecto costumbrista

Esto se da muchas veces tanto en altavoces como auriculares. Nos acostumbramos a al sonido de unos altavoces que tenemos desde hace tiempo en casa, con los que oímos nuestras canciones favoritas, y nos parece que suenan fenomenal. Nuestro oído y el cerebro se han acostumbrado al timbre de esos altavoces. El problema viene cuando esos altavoces no están bien, o con el paso del tiempo pierden cualidades. Al sustituirlos por otros, podemos notar que los nuevos suenan raro, peor o que no es lo que esperábamos. Tranquilo, es una cuestión de tiempo que esos altavoces nuevos enciendan la chispa adecuada.

La importancia del cable en los altavoces

Uno de los elementos importantes ligado a nuestros altavoces es el cable. Este elemento de unión entre la fuente de audio o el amplificador y el altavoz nos puede dar un rendimiento superior. Puedes leer nuestro artículo dedicado a cables de altavoces: ¿Es importante un buen cable para nuestros altavoces?

Gonzalo Amade

Más de 20 años de experiencia en la distribución de productos de audio y electrónica permiten concentrar un volumen de conocimientos amplio sobre los productos dentro de este sector.